sábado, 15 de febrero de 2020

MANDROGI


Este pueblo fue reconocido oficialmente en 1999, el original fue arrasado durante la guerra. Antes era una especie de parque temático.










Un hombre de negocios inició este proyecto en un terreno desolado en 1996 y construyó estas casas típicamente rusas, muy tradicionales, que ahora son talleres de artesanía donde as matrioscas de madera son elaboradas ante el publico; hoteles, restaurantes, un molino de madera, una sauna de madera, el museo del Vodka, etc… 









Hoy es un pueblo muy turístico, pero los trabajadores viven allí.






Mientras paseábamos nos prepararon una barbacoa y comimos bajo una carpa enorme. Todo ambientado con canciones rusas interpretada por unos músicos sobre un escenario.


Dimos un paseo por el jardín y nos fuimos al barco...




Y, en este jardín, cogí esta flor para TI...


viernes, 31 de enero de 2020

ISLA KIZHI






La isla de Kizhi, junto al lago Onega, está considerado el tesoro arquitectónico del Norte de Rusia, ya que nos sumergimos en lo más profundo de su tradición rústica a través de sus construcciones, consideradas por la Unsesco como Patrimonio 








lo largo de la Isla encontré pequeñas casitas, todas de madera, cuyo encanto reside en lo sencillo y tradicional de su arquitectura, usada por los campesinos de la comarca desde hace siglos. En su interior estaban expuestos utensilios tradicionales, de distintas épocas, que desvelan el día a día de las gentes de la tierra























Un ejemplo son las dos iglesias de madera. La Iglesia de la Transfiguración comparte protagonismo con la Iglesia del manto de la Virgen. También realizado en madera, sin el uso de clavos, que poco tiene que envidiar este a su vecina, aunque sea más pequeña



La Iglesia de la Transfiguración es del siglo XVIIISus 37 metros de altura y sus 22 cúpulas doradas, que parecen sacadas de un cuento: son una delicia para los sentidos. Pero aún sorprende más saber que en su construcción no se usó un solo clavo. 


Según la leyenda, Néstor, el maestro carpintero que efectuó la obra, al terminar el templo arrojó su hacha a las aguas del Onega diciendo: "¡No la hubo, y no habrá otra iglesia como esta!". 












Entre ambas iglesias destaca un campanario, también realizado en madera y con una curiosa forma octogonal. Esta construcción es más reciente, del siglo XIX.



Mucha vegetación pero pocas flores pero, aún así, cogí esta flor para TI...