viernes, 16 de noviembre de 2007

DULCE PONTES



En el anfiteatro del Port Americas Cup se hicieron varios conciertos de personajes destacables de la música de todo el mundo.
Como es obvio elegimos la cantante que nos eras más afín, y fuimos ver a Dulce Pontes, que en esta oportunidad se hacia acompañar de un cantante caboverdiano, para nosotros un desconocido, y que se limitó a cantar algunas canciones de Cesárea Evora. Pasó bastante desapercibido para los asistentes, que deseábamos escuchar a nuestra estrella, Dulce Pontes.
Desconocíamos el repertorio para aquella noche de Agosto, pero intuíamos que estaría vinculado con su nuevo disco, y así fue, para desencanto de unos cuantos, que lo que querían era escuchar fados. Dulce canta fados pero no es fadista. Alarga mucho las sílabas y un fado que Amália canta en dos minutos y medio, ella lo interpreta en cinco. De todas formas tiene sus seguidores ,y es una persona muy querida tanto en Portugal como en España.





Soportamos estoicamente todo lo que nos quiso cantar, pero, al final, ya en la despedida, nos levantamos y nos acercamos al escenario. Fuimos pediendo canciones que nos fue concediendo, pero cuando todo el mundo le pedía Lágrima, ella hacia que no escuchaba, lo que pretendía era promocionar su nuevo disco y lo volver al pasado. Por fin accedió a lo que ya pedíamos a gritos y cantó Lágrima, no como sabe, es cierto que el escenario no reunía condiciones acústicas y el acompañamiento musical no era el adecuado, pero allí estaban la "guitarra" y la "viola"; como pudo, nos brindó una regular interpretación.





No encontraba las fotos, además, por la distancia y el tipo de iluminación, son precarias, pero aqui queda todo para recordar una de las primeras salidas, en grupo, de los miembros de nuestra asociación.

1 comentario:

Juani lopes dijo...

La vida sigue y los cantantes tambien, y supongo que ella quiere ser reconocida por su trabajo, no por el de otra persona y cada artista es un mundo y nunca se debe ni se puede comparar con otra. Es mi opinion, si vas a un cocierto pensando que vas a ver a otro artista al final no disfrutas totalmente del verdadero arte que este te esta regalando.