domingo, 13 de abril de 2008

CASA MUSEO ENRIQUE GINÉS

La constancia es uno de los muchos dones de Enrique Ginés; lo dice su cuñado que le conoce un poco.
Desde hace años que Enrique tenía como objetivo crear una CASA MUSEO ¡siempre apoyé tan excelente idea! Además me ofrecí para ayudarlo en lo que fuera necesario.
Toda una vida dedicada a la radio, y siendo una persona tan popular, existían infinidad de recuerdos que no eran merecedores de quedarse ubicados en cajones, o en armarios. Hacia falta que vieran la luz, que sirvieran de estimulo para futuros profesionales del ramo, y de apoyo a la investigación para otros.




Fue laborioso, pero pudo recuperar la casa donde vivían sus padres cuando nació y, a partir de ese momento, fue cuando la idea fue creando cuerpo. Fueron muchos meses de espera pero valió la pena. Quedan atrás muchas horas de estudio y plena dedicación, pues el objetivo, por fin logrado, era que aquella casa donde nació se pareciera a la casa donde creció. Los profesionales se esforzaron para que el suelo, la pintura, la instalación eléctrica, los muebles, todo, se pareciera, lo más posible, a lo que existía entonces. De ese modo, los muebles que había mandado restaurar, para tal fin, se reencontrarían con su entorno.
Una vez restaurada su casa dio inicio la colocación de muebles, cuadros, aparatos de radio y de la radio, medallas, y, todo aquello que hace parte de su vida, compartida con sus amigos y ante todo con su familia. Enrique vive para su familia, y es correspondido ¡algo muy importante!
Todo fue meticulosamente colocado en el sitio adecuado, con una sensibilidad casi exagerada, pero está todo a su gusto, él se dejó llevar por su intuición y, sinceramente, con muy buen gusto.




No tardará en ser una visita obligada. La casa es pequeña, pero Enrique supo encontrar sitio para todo, y además colocando cada cosa en el sitio más adecuado que pude encontrar. Viniendo desde la cocina, penetramos en su infancia; infinidad de fotos con los amigos y con su familia.






En la salita de la entrada, como bienvenida; amigos y personajes destacados.




Las habitaciones quedaron para la intimidad, algo muy obvio; allí veréis fotos familiares actuales.






La antesala del despacho, es la de los recuerdos; donde podemos ver desde relojes de muñeca a la medalla al mérito cultural, concedida por la Diputación Provincial.




El despacho está repleto de fotos suyas, y la biblioteca con libros acordes con sus gustos; muchos cuadros suyos, como uno de grandes dimensiones que hasta impresionada por su mirada tan directa.




En la pequeña habitación colindante, los cuadros pintados por los amigos cantantes que también le dan bien al pincel, y una gran discoteca con millares de CDs.




Llegó por fin el gran día, el momento tan anhelado, el día oficial de la inauguración. Era el nueve de abril de dos mil ocho. A las cinco de la tarde mi cuñado ya estaba en la Casa Museo para dar los últimos retoques, a lo que me sumé como siempre; es que a mi todo esto también me hizo mucha ilusión. No hizo falta, todo estaba, como siempre, escrupulosamente limpio y en su sitio.
A las ocho de la tarde, como estaba previsto, llegó Don Agustín García-Gascó, actual Cardenal de Valencia, muy amigo de Enrique, para bendecir el local. Fue una ceremonia entrañable, Enrique era una persona muy feliz, estaba rodeado de los suyos y su sueño se había hecho realidad.




Al final de la ceremonia fue reunirse con los amigos que le esperaban en la cafetería ubicada en el bajo donde está la Casa Museo, donde, arrobado por todos los presentes, les dirigió unas palabras de gratitud, especialmente a Don Agustín, que le contestó en términos similares, todo ello con una gran carga dialéctica, pero en un ambiente muy cordial, donde no faltó la buena armonía, las palabras de elogio y, sobre todo, emoción.








Como remate final, nos invitó a una extraordinaria merienda, de gran calidad, si, todo estaba muy bueno; di cuenta de ello.




Enrique, departía con todos los presentes, era un hombre inmensamente feliz…





¡ENHORABUENA ENRIQUE!






Ubicación de la Casa Museo Enrique Ginés
Plaza Virgen de Lepanto, 13-1º (mismo enfrente de la Iglesia)
Castellar (Valencia)
Está prevista la apertura al publico, pero, de momento, las visitas son solamente para estudiosos del tema.

5 comentarios:

Juani lopes dijo...

a ver si me llevas

mariadosol dijo...

olá
Só estive uma vez em Valência. E gostei. Obg pela visita
:)

pepa dijo...

Quedó todo muy bonito. Es cierto que cuando la vi faltaban los pequeños detalles que visten mucho.
¡Enhorabuena!

Joaquín dijo...

La trayectoria profesional de este señor es digna de una Casa Museo.
Todo lo que nos cuentas da la imagen de la magnitud de su talante.
¿Cuando se podrá visitar?

Duarte dijo...

Juani, tengo que hablar con Enrique y que me indique para cuando está prevista la visita del público. En el caso de que se aleje en el tiempo, ya quedaremos para que puedas verla.