viernes, 7 de diciembre de 2007

FADOS



Por fin fuimos ver FADOS, la película de Carlos Saura.


Si no fuera por algunas de las excelentes interpretaciones de las grandes personalidades actuales del Fado, tendría que decir que salí decepcionado.


Salva la película la calidad de las tomas, la bailarina principal, que está genial, los fadistas y el resto no tiene pies ni cabeza.
Lo tuvimos que asimilar como un documental aleatorio. Ningún argumento que capte al espectador. Nada de cronología, empieza hablando de la Isla de Cabo Verde y pasa a nuestros días. Pésima traducción, quien quiera aprender el portugués que no se fije en ello.


Una sala diminuta, estábamos en familia, unas sesenta butacas, por cierto incomodas, lo bueno es que estaba llena. Un sonido mediocre, no dejaba captar los fieles trinos de la guitarra portuguesa, que debe cantar por si sola. Ocupábamos la última fila.


Demasiados brasileños en escena, "mornas" de Cabo Verde y hasta un fado flamenco...
¿Donde están los Fados de Coimbra?
Como mencioné antes, nos salvó el poder escuchar las grandes voces del Fado juntas en un solo espectáculo.

3 comentarios:

juani dijo...

sin comentarios, ya lo dices todo tu en la entrada. Pesimo

Duarte dijo...

Tu también estuviste allí y fuiste testigo de todo ello. ¡Ni un solo Fado de Coimbra!

pepa dijo...

Me quitasteis las ganas de ir a verla.