miércoles, 13 de febrero de 2008

TURISMO DE PORTUGAL - LISBOA-


La Baixa lisboeta

En la Baixa lisboeta encontramos el mayor movimiento y bullicio, así como las tiendas más antiguas y tradicionales de Lisboa.

Todavía hoy se concentran aquí todos los negocios, una tradición del pasado que se puede comprobar en los nombres de las calles: de orfebrería en Rua do Ouro y Rua da Prata, de tejidos en Rua dos Fanqueiros (Lenceros).

Las calles paralelas a Rua Augusta identifican, en sus nombres, negocios y artes que ahí permanecen desde la época de los Descubrimientos.

La Baixa quedó casi destruida por el terremoto de 1755 y fue más tarde reconstruida de la mano del Marquês de Pombal, por lo que se la conoce como Baixa Pombalina. Este visionario concibió para el centro de la ciudad una arquitectura uniforme y rectilínea, sin aparente diferenciación hacia los distintos estratos sociales, que aquí vivían, todavía evidente hoy en día. Lisboa en tranvía



El Tranvía 28 es el transporte ideal para conocer algunos de los lugares más interesantes del patrimonio histórico-arquitectónico de Lisboa


Saliendo de Martim Moniz, el 28 se dirige al barrio de Graça, pasando por el Largo de Graça, de características interesantes, y por Iglesia de San Vicente de Fora. Sigue hacia la Alfama, pasando por algunas de las calles y plazas más pintorescas de las zonas medievales de Lisboa, como la pendiente calle de las Escolas Gerais, el Largo de las Portas do Sol, bonito mirador sobre la cuesta hasta el río y, más arriba, el Castillo de San Jorge. Continua en dirección al centro, pasando por la Catedral, de austera fachada románica, la Iglesia de Santo Antonio, y comienza a descender hacia la Baixa, cruzándola por la animada Calle Conceição, donde cabe destacar algunas fachadas del principios del s. XX.

Ahora, el tranvía vuelve a subir. Remontando la elegante colina del Chiado, parando casi en frente de la conocida y concurrida Pastelería "A Brasileira". En todo el recorrido, merece la pena observar la arquitectura de los edificios que se van sucediendo, en los azulejos que revisten algunas fachadas, formando pequeños frisos "Arte Nuevo", generalmente contiguos al tejado. A camino de Estrela, el edificio que más sobresale es el del Parlamento, antiguo Convento de San Bento, sobre una imponente escalinata.

¿Entiende ahora por que a este tranvía le llaman "el tranvía de los turistas"?

3 comentarios:

Juani lopes dijo...

nosotras quisimos subir a uno porque a mi hija le hacia ilusion, pero solo funcionan segun nos dijeron por la noche

Duarte dijo...

Circulan todo el día, pero no en toda la ciudad, como en Porto; en las horas punta son más frecuentes.
Cuando fui a Belém cogí "o carro eléctrico" al lado del acuario Vasco da Gama en Algés.

pepa dijo...

Me tienes hablado tanto de Lisboa que tengo unas ganas inmensas de que nos vayamos para allá.
Quiero subir en uno de esos tranvías.